jueves, 2 de julio de 2015

Taller de poesía 2015: cierre, brindis y antología de textos

Finalmente, y como estaba programado, la noche del jueves 25 de junio llegó a su punto final el curso-taller de poesía 2015, que tuvo como temática central en esta edición “La inmigración en la poesía pampeana”. Más de una docena de concurrentes, bajo la coordinación del profesor Daniel Pellegrino, trazaron de conjunto una suerte de balance y evaluación de lo realizado a lo largo del cuatrimestre. Como era de esperar se leyeron unos cuantos textos como cierre, y de inmediato se pasó al brindis de despedida salpimentado con un buen tinto, alguna gaseosa, sandwiches de miga y hasta una torta. Queda como testimonio del saludo final la foto que acompaña.
Pero la cereza del postre no fue gastronómica, sino que tomó la forma de una publicación casera, con prolija cinta de regalo para reunir las páginas, a través de la cual una empeñosa concurrente se encargó de reunir una buena muestra de las piezas leídas por los talleristas a lo largo de los encuentros semanales. “Para que no se pierdan”, dijo mientras repartía los ejemplares. Hubo para todos; y para quienes no estuvieron presenten les copiamos a continuación la selección de textos.




Los que llegaron y los que se fueron

Basko Armando R. Inchaurraga




Los abuelos de cobre vivían en este suelo.
Ancestrales…
como el aire y la tierra
con los derechos de todos
sin los dueños de nada;
como el agua, el sol y los vientos
que soplan y sostienen el vuelo del pájaro,
o las estrellas de brillos radiantes sin permiso,
en la mágica oscuridad, de miles en noches sucesivas.
Ellos, milenarios aquí estaban.

Llegado un tiempo, una vez un día,
sobre oscuros intereses decretada,
los hicieron víctimas de la tragedia.
Nuevo reparto del poder y la codicia,
despareja muerte entre el mauser y la lanza,
filoso exterminio feroz,
la matanza del desierto (y no desierto),
a puro degüello,
ejecutada.
Solo el canto de los pájaros quedó,
vacía,
la tierra ensangrentada.

-¡Otros llegarán al alba!-,
resonó la áspera voz de un mandante,
personero de Compañías de las tierras apropiadas,
cadena de oro en el abdomen.

-¡¡Vendrán por las promesas de los trigos,
la ingente ganadería en las llanuras
las libertades infinitas,
las tierras doradas
y el prodigio de las promesas de los sueños!!

¡Les hemos construido una nueva patria de las perfectas cosas,
todas tan maravillosas!-.

Y llegaron ellos,
siglos de cansancio acumulado,
inmigrantes de dura necesidad y anhelos en carne viva,
miles de padres y abuelos de mil colores,
marginales de todas las carencias ,
de una Europa imperial devastada,
gentes de vidas trabajadas
y luchas bienamadas;
habitantes del hacer, reír, amar,
o sufrir por todo lo perdido.

Llegaron en vetustos buques de carga,
hacinados,
pastores, artesanos, obreros, labriegos,
río de genes diferentes,
hoy nos habitan duramente,
y exigen desde la dimensión de la memoria
demoler la cizaña
de la mentira y el olvido.

Sufriendo viejos dolores de distancia.
se fueron y en el irse,
se partieron en pedazos.

Aquí están,
habitando en la espera
en cada uno de nosotros,
siguen estando.


Abuelo Andrés



Bocha Campo

Abuelo de Salamanca, vino a esta tierra extraña
pero con la promesa firme
de volver a buscar a su amada.
Fue hachero, mensual,
sindicalista…
Peleó con tesón, por los que sufren y callan.
Estuvo preso, encarcelado
pero igual dio batalla.

Quiso cumplir su promesa, volvió a su vieja España,
pero había echado raíces
en esta tierra lejana.

Y en un adiós de pañuelos,
cruzo de vuelta los mares,
sabiendo que no volvía
a su bella Salamanca.

Y de nuevo aquí
fue bolsero en el puerto,
en el campo, en las salinas, y un trozo de tierra un día,
habían ganado sus manos,
cinco retoños llegaron, para alegrar su existencia,
pero ella se fue muy pronto
y más se aferró a esta tierra.
Miraba el horizonte, nos contaba historias largas,
y así se fue una mañana,
cuando menos lo esperaba.

Abuelo de Salamanca, hoy rindo este homenaje,
para vos y tantos otros, que lucharon,
con hidalguía y coraje.


Primer paso...



María A. Naunchuk



Primer paso
a veces furtivo,
en vuelo con el viento
avanzaron
aguardando la aurora,
en espera
del anuncio
de alguna,
pequeña maravilla.

Así, rompieron las cadenas
del hogar.
Su caricia materna.
Y en la punta de la lengua
nombraron el marrón
de la nueva tierra.
Como brioso alazán,
con sus patas delanteras
avanzaron de frente.

La frontera del hombro
deslizó su ilusión.
Creían
que latía
una mirada en común.

Más de una vez
se irguieron
en un solo pie.
Y encontraron su propia lágrima
en el hueco de su lagrimal.

El secreto de la nueva vida
tuvo la arada en la espalda,
la cosecha, el desmonte.
Los topos de la noche.
Mezclando las palabras,
las comidas y los santos.

Así sucedió la Argentina prístina
con un Buenos Aires
fantasmagórico,
abriendo puertas,
calles lumínicas,
ondulantes,
con egregios habladores
en cafés de rincones protegidos,
y tranvías con pasajeros
buscando el jornal.

Junto a la otra manera,
que nació.
Moviéndose estaban
los que pisaron
las pisadas de Pincén.
Aquellos
que tomaban el mate
en payadas de boliches
y miraban
el cielo pampeano,
para descubrir estrellas
nunca vistas por ellos.

De paseo por la noche,
apoyada la espalda
en el brocal de algún aljibe.
mirando el cielo, decían:
“aquella, la llaman, la Cruz del Sur”.


Náufrago inmigrante

Hugo Ramiro Páez Campos

Se respira olor a bruma densa,
se oye a los gigantes que conquistaron al océano arribar,
a aquellos que hermanaron hombres y mataron hermanos,
a aquellos que el hombre a hecho para romper distancias,
para alcanzar al sol del horizonte perdido en el mundo fértil de su imaginación

Si el muelle fuese un puente para unir continentes,
entonces en las costas no se creería ni en la patria, ni en la bandera.
Los idiomas serían solo una distinta expresión
de iguales sentimientos,
de recuerdos diferentes,
y tal vez de direcciones que convergen.

Con distintas miradas bajó el hombre de su naufragio
pero siempre buscando la tierra,
buscando encontrarse en ella.
Sin embargo, ¿qué garantía hay en un nuevo paisaje?
Si aquel no es garantía ni para los náufragos que en él su vida derivaron.

Viniste de lejos hombre cansado,
el mismo hombre te ha echado,
tu mismo coterráneo por la patria te ha hecho un náufrago,
te ha despojado de la seguridad bajo tus pies.
Y si hoy este nuevo campo te recibe, no será por lo grande de su bandera,
sino porque en el ojo de otro ser humano yace aquel horizonte
donde al sol viste caer y volver a nacer.


Winifreda de la gente pensada

Basko Armando R. Inchaurraga

Sol tajante,
pino oscuro en la plaza,
y los siempre-perros
con los siempre-gatos
Palomas que vuelan
El aire que pasa,
Biblioteca sola
Iglesia marchita,
Las calles las mismas
El mismo damero
de igual recorrido.

Las casas,
Iguales las casas, algunas distintas,
es otra la gente.
Las casas iguales, con gente distinta.
Es rubia la gente como la pensada.
Comen girasoles, como la pensada,
No hablan lenguas duras,
ni viajan en chatitas rusas
no usan rebozos negros ni largos vestidos,
Como la pensada.

Por papeles salvados del fuego
y la verdad contada,
sabemos hoy,
que llegaron por barcos y de a miles,
la gente pensada.
Cien idiomas, pobres y sufridos
Contratos leoninos de tierras ajenas
Nunca de ellos, falsas promesas
En la amarga espera,
decenas de años, puños en lo alto
maldiciendo el surco.

Olvidadas las caras amadas
de su cultura natal,
su última memoria de lo perdido,
fue un pedazo de pan.
¡Ay, corazón partido!
Sólo un instante… fugaz exhalación
Mirarnos,
renovar la lágrima,
estirar la mano,
dibujar la risa de tanta voz perdida,
una vez más…
¡por favor!
Que no haya olvidos por ellos y por nosotros,
para aquellos amados
que ya han partido.


La cosecha



Estella Mary Valor





El jarro de chapa quema las manos
y el líquido verde humeante espera
saciar la sed de hombres que siegan
en tórrido cielo, con sol que broncea
la piel y las penas del cosechador.

El trigo valioso duerme en las bolsas
que ahora se deslizan por el tobogán
con costura firme hecha por las manos
de un inmigrante ganándose el pan.

Hombre cosechero ven a descansar,
el mate cocido esperando está,
hombre cosechero ya no cosas más
la máquina ruge, pronta a trabajar,
cruje la galleta que comerás
son solo minutos, seca tu sudor
y raudo volverás, otra vez al campo
otra vez a segar.

Mañana otro campo con mismo sudor,
otras son las mieses y el recaudador
y vos cosechero sos como la nube
que se lleva el viento; nunca preguntas
dónde te llevan, donde segarás.
Comerás torrijas que cruzaron mar
y el mate cocido no ha de faltar,
hombre cosechero aspiras afrecho
del trigo que nunca, nunca venderás.


Lectura del “Canto a la Argentina” (1910), de Rubén Darío



Lilian Molinelli





En la misma época de la publicación del poema de Rubén Darío, el argentino Ricardo Rojas impulsa la creación de la cátedra universitaria “Literatura argentina” y en sus escritos sobre literatura representa la identidad argentina a través de la figura del gaucho Martín Fierro de José Hernández.

El poema de Darío:

La invocación del inicio y la presencia de algunos versos del himno nacional argentino dejan planteado el tono de alabanza que vertebra la obra.

¿Qué Argentina pregona Darío?

Un lugar de progreso, de modernidad, con “ferro-vía” y “automóvil”.

Espacios físicos:

El Río de la Plata (“ancho estuario”, “bruma infinita”, “padre extraordinario”). El río es magnificado en comparación a otros ríos europeos (Tíber, Sena, Danubio, Ganges), y equiparado al Tigris y al Éufrates bíblicos.

Los alrededores de ese río: una ciudad cosmopolita (Buenos Aires) que cuenta con fábricas y algunos edificios -“las torres”- señal de progreso. Una ciudad políglota, acogedora del inmigrante (“triste”, “errabundo”, “paria”).

Metafóricamente: un espacio promisorio que “se” ofrece al inmigrante como “granada” que se abre, “ubre”, “espiga” para saciar su hambre, para trabajar, para vivir en paz y libertad. Lugar bucólico y promisorio para las nuevas generaciones (niños, jóvenes -estudiantes-). Espacio para la “risa” y el “estudio”.

Es la “tierra prometida” de la Biblia, el espacio mítico y soñado (“el camino de El dorado”, “la Atlántida perdida”, la “Babel”).

La llanura pampa: “en tu rancho”, “en la pampa inmensa”. “Es una pampa fecunda, benéfica, de “inmensidad serena, melancólica y silenciosa”, donde llueve. Una pampa dedicada a la ganadería y a la agricultura.
El lugar del “gauchaje”, “del sonar salvaje/del tropel de potros y yeguas”.
Costumbres: el mate, el fogón.

Referencias literarias que con posterioridad formarán parte de la identidad cultural argentina: la figura del payador como espíritu del pasado, junto a su cantar (“el sollozo del triste o el llanto de la vidalita”). Representación de la literatura gauchesca en la figura de Santos Vega.

Los componentes de la argentinidad:

Estarían representados en símbolos patrios (bandera y el escudo), el himno, el pasado “patricio”, la educación (“coros escolares”), los festejos patrios, los monumentos, San Martín (refiere aspectos de su biografía sin nombrarlo). Menciona la época de la colonización española, la guerra gaucha, los granaderos. Otras palabras que aún siguen representando esos aspectos grandilocuentes: el mármol, el bronce, los laureles, el sol, el caballo.

¿Cómo es el inmigrante desde la mirada de Darío?

En el poema apela al inmigrante “Tú, el hombre de las estepas, /sonámbulo de sufrimiento, nacido ilota y hambriento/” convocándolo al poblamiento de la Argentina.

Estrofa por estrofa va refiriéndose a cada grupo extranjero (judíos, italianos, españoles, franceses, ingleses…) recuperando aspectos de su identidad (características físicas, historia, mitos, idiosincrasia, culto, objetos identitarios) y enalteciendo aspectos del pasado heroico y mítico del lugar de origen del inmigrante (“iberos de la península/ que las huellas del paso de Hércules/ visteis en el suelo natal”, “nieto de los conquistadores”).
Contrapone la situación de sufrimiento de ese inmigrante en su tierra natal (“humanidad triste, congojada”, hambre, muerte) con la bonanza que le ofrece Argentina (“hallasteis otras estrellas/encontrasteis prados donde se siembra, espiga y barbecha”).

Presencia de la mujer europea asociada a componentes de lo femenino: la flor, las artes –música, baile, lo cultivado).

De las mujeres argentinas identifica a las patricias a quienes compara con las mujeres espartanas y las matronas romanas.

A los jóvenes les propone ser estudiantes y los remite al mundo griego, a la Academia (“gímnicos brazos”).

Presencia del poeta en la obra y algunos componentes retóricos:

Se siente partícipe del agasajo, del reconocimiento: “¡Salud patria, que eres también mía, puesto que eres de la humanidad:/ salud en nombre de la Poesía,/ salud en nombre de la Libertad!”).

Menciona aspectos retóricos (“sublimes hipérboles”, “rítmicos dones”) como componentes del poema y la oda (Píndaro) como recurso literario para cantar o enaltecer; estaría intentando inscribir el poema en esa línea. “Cantaré.”

Darío abunda en adjetivos para enaltecer a la Argentina: “fecunda, copiosa, bizarra, grande, reina, liberal”. Propone una Argentina reconocida por los países europeos en el festejo del centenario. Grandielocuencia al describir la ciudad y el movimiento que se produce (“pregón, llamada, todo vibra”/). Imágenes sensoriales e idea de movimiento.


Camina despacio...



Luciana Alfonzo García

A la que vino de España escapando de la pobreza y en contra de su deseo, nunca volvió.

Camina despacio por el camino de su destino.
Mira hacia atrás, se despide y ruega.
El viento la traspasa, la llena de vida.
Luego de un instante, muere.
Una y otra vez, su dolor resiste y desfallece.

Camina y sabe que pronto va a llegar.
No sabe a dónde,
Pero intuye.
Varias voces le recrearon imágenes de lo que vendría, de lo que podría ser…
Y el nudo en la garganta, el dolor en el pecho, la lágrima en el alma.
La miseria que fue motivo, comienzo y razón.

Camina y camina despacio, no exige su cuerpo abatido.
Sus piernas no la quieren abandonar.
Camina mientras siente que le gustaría caminar más rápido,
En otra dirección,
Hacia ese retorno eterno,
Ese sueño recurrente…

Y se apena, la carga que lleva es muy grande
Las raíces apretadas que no quieren soltarle,
Las razones terrenales que pudieron más que Dios.

Miles de personas caminan con ella,
Sin embargo la multitud no la ve pasar…
Carga con la invisibilidad propia de esta gente,
la que escapa, sueña y busca,
la que espera ese retorno,
la del sueño recurrente.


Padre mío

Edgardo Cabezón

Hornos* enclavado en tu vientre
Sobre severas y calladas colinas
Amaneceres adustos alumbraban
Silenciosos senderos de blancas piedras.

Paredes de color olvidado
Callejuelas sin angostas veredas
Serpenteaban tus primeros pasos juguetones
Tus risas que no regresaron.

Vas Daniel por la vida
Con tu alforja de sueños relegados.
América por fuerza elegida
América por el hambre que obligaba.

Niño niño, niño hombre
Que pelea contra vallas desmedidas
Olores del hogar lejano
Resabios de tu infancia perdida.

Te abrazo siempre siempre
Con esta rabia contenida
Por este amor que pega y pega
¡Padre mío, padre mío!

*Hornos, aldea de Logroño, España.


Trigal

Bruno Mondino

Juan está durmiendo. Los ronquidos sobrepasan con holgura el límite de la habitación y se amplifican en el pasillo, son ronquidos de alguien que realmente duerme. Quizás sueñe con su juventud no tan lejana ni tan cercana de muchacho de campo y pueblerino, cuando a fuerza de voluntad y ganas de trabajar y un poco de suerte podía remontar vuelo: cambiar la camioneta, vacaciones a Mar del Plata o a Villa Carlos Paz, ir a algunos bailes a hablar y reír a los gritos y a bailar pisando fuerte la tierra.
En el patio de la chacra, bastante lejos de la casa, los primos se entretienen en esa hora de la siesta con el sol rajando la tierra y ellos encima prendiendo fuego al pozo del basurero, hay bastante para quemar y arde mucho, las caras de los primos mirando el fuego de frente y ellos atrás se ven como un espejismo. A un costado está el tanque australiano donde meten, cada tanto, la cabeza y toman agua con la taza de loza colgada en el caño del molino, no toman por sed, toman porque esa agua es un regalo fresco y rico.
En el frente de la chacra, o mejor en el cuadro de la entrada, unas pocas hectáreas de trigo se agitan como gruesos párpados caídos y misteriosos. Es inevitable no pensar en el mar, el trigo está a punto en esa tarde de diciembre.
Papá que duerme pesadamente la siesta, primos jugando a que trabajan con el fuego, casi pegados al trigo; la tragedia parece inevitable. El trigo quemado, los números en rojo, las miradas apesadumbradas en la casa, las discusiones con la mujer, más crédito para comprar semilla, más deuda. Juan soñando que puede y viviendo que no puede. Son pocas hectáreas, pero son.
El fuego cruza el alambrado, un papel, una chispa y el trigal se prende fácil. Los primos cruzan el alambrado pisan algunas partes, no pueden parar nada. Saben que avisar es necesario. Corren, el hijo adelante o atrás del primo, no sabrán muy bien. Cruzan la puerta que divide los dos patios que hay en la chacra, pasan: el tinglado, el chiquero, el gallinero, golpean la persiana, no hay tiempo.
El padre sale. Calzoncillos grises y alpargatas en chancleta. El Fiat 780 tiene el arado enganchado y está en el mismo cuadro. Arranca con otro motor, no es eléctrico, con apuro es un problema. Pero arranca, y muchas veces no lo hacía. La mirada de los primos hacia un lado y hacia el otro, es de esos momentos en que el tiempo se acelera. El arado corta una franja entre el fuego y el trigal. Se quema bastante poco. No es nada, o casi nada.
La sacamos barata, dice papá, pone una mano pesada en la cabeza del hijo y le hace un revuelto de pelos.


En vuelo...


María Alejandra Naunchuk

En vuelo con el viento
aguardaron la aurora,
en espera
de alguna
pequeña maravilla.

Rompieron las cadenas
del hogar.
La caricia materna.
Y nombraron el marrón
de la nueva tierra.
Como briosos alazanes,
avanzaron de frente.

La frontera del hombro
deslizó su ilusión.
Creían
que latía
una mirada en común.

Más de una vez
se irguieron
en un solo pie.
Encontraron su propia lágrima
En el hueco de su lagrimal.

Las nacientes jornadas
tuvieron la arada en la espalda,
la cosecha, el desmonte.
Los topos de la noche.
Mezclaron las palabras,
las comidas y los santos.

Una Argentina prístina sucedió
con una Buenos Aires
fantasmagórica,
abriendo puertas,
calles lumínicas,
ondulantes,
con egregios habladores
en cafés de rincones protegidos,
y tranvías con pasajeros
buscando el jornal.

Junto a la otra manera,
que nació
sobre las pisadas
de Pincén.
De aquellos
que tomaban el mate,
en payadas de boliches
y miraban
el cielo pampeano,
para descubrir estrellas
nunca vistas.

De paseo por la noche,
Apoyada la espalda
En el brocal de algún aljibe,
Al mirar el cielo, decían:
“aquella, la llaman la Cruz del Sur”.


La premura del alba

María Alejandra Naunchuk


El mar
como gruta inmensa,
El abuelo imagina a los niños,
danzando
En la espuma de las olas
o pájaros volando
sobre un faro.
Siente un ave
al alcance de la mano.
Una lágrima cierra los párpados.
Ritual
de mínimas mañanas
moribundas de sonidos.
Caídas del sol,
abiertas en gigantescas noches,
desvanecidas sobre los hombros,
para morir
en las palmas de los pies
sin sosiego.

Ondulante devenir,
hamaca un barco, el miedo
apretuja el olvido y la esperanza.
O alguna remota victoria
dialogando
con su miel.
El ojo no cesa de mirar,
espera, la premura del alba
no baja los párpados.
Siente un ave,
al alcance de la mano
y a su vuelo sin regreso.


Me parece...



Analía Chamorro

  Me parece que he quedado al descubierto 
    los ocasos atropellan mi pasar,
    y en la elipsis de unos pasos que tantean
    hojas crípticas, 
    escucho al destino queriéndome mirar..

…He querido escuchar aquel silencio 
        que desolla tu alma en tu mirar...
       
                    intervalo
     
    Los ecos han asociado las distancias,
    entre mares de cúmulos de ausencia 
    y están forjándose a trastienda    
    en proas trashumantes en la niebla.

    Y el tiempo es un haz entreverado 
    su orden, su núcleo, no se sabe,
    sólo viajo al trasluz, al infinito,
    a algún lugar que campeará la aurora.

    Me muevo entre vientos ocres, pardos,
    tornasoles manos mustias me saludan,
    y conspiro al arrebato de lo eterno...  
       
     Vengo y he venido, no me importa,
      y el tropel de la impronta inscribe, plasma
      expansivos mares y silencios.





sábado, 13 de junio de 2015

Jueves 25 de junio, 20 horas: los esperamos para la jornada de clausura del taller de poesía

Curso-taller: la inmigración en la poesía pampeana

Se trata de una propuesta extracurricular y de extensión. Su programa se integra con aportes y orientaciones bibliográficas de las cátedras Seminario de literatura regional, Teoría y análisis literarios I, Taller I: comprensión y producción de textos.

Se desarrolla entre los meses de abril y junio del corriente año; participan estudiantes de Letras, asociados de la Asociación Pampeana de Escritores (APE) e interesados en el género poético.

Los encuentros son semanales y se llevan a cabo en un aula de la Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam, la Universidad Nacional de La Pampa, allí en frente de la plaza. Participa un promedio de quince personas por encuentro.

Este año el tema guía ha sido el tratamiento poético que se la ha dado a la inmigración europea en la Argentina y particularmente en La Pampa. Así se han leído y comentado poemas que saludan a la Argentina del Centenario en las voces modernistas de Rubén Darío y Leopoldo Lugones; en poemas de Alfonsina Storni, de Álvaro Yunque, quienes complementan un acercamiento más social e intimista de los recién venidos. Los poetas Julio Neri Rubio, Juan Ricardo Nervi, por su lado, cantaron la gesta inmigratoria sobre una pampa desierta, agreste, vaciada de indios y gauchos, entre las décadas de 1940 y 1960. Ya con el siglo XXI nuevos autores retoman el tema y lo abordan con renovados procedimientos líricos. Por este motivo se tratan sendos poemarios de Soledad Castresana y Carolina Rack.

Mientras se acerca su cierre de este año, el taller no pierde su ritmo. Los participantes producen sus textos poéticos a partir de las lecturas y los tópicos más convocantes. Por ejemplo, los conceptos entrelazados: inmigrante-trabajo-cereal (trigo) y las metáforas que se desprenden de esta trilogía motivaron reelaboraciones del tema.

Y además nos dimos el gusto de invitar, el jueves 11 de junio, al poeta Miguel de la Cruz, quien leyó y comentó sus últimos trabajos no solo ante los talleristas sino ante una concurrencia más amplia. Van a continuación unas fotos para revivir el momento.

Lanzamos ya una convocatoria similar para el encuentro de cierre del curso-taller, el próximo 25 de junio. Poetas y vecinos, estudiantes y público en general: los invitamos a que nos acompañen, conozcan y gusten la literatura que se produce en nuestro medio.






Curso-taller: La inmigración en la poesía pampeana

Profesor responsable: Daniel Pellegrino
Profesor invitado: Jorge Warley
Profesor asistente: Bruno Mondino (Docente del Colegio de la UNLPam)

Cátedras e instituciones intervinientes: Taller I de comprensión y producción de textos, Seminario de literatura regional, Teoría y análisis literario I (Letras, UNLPam), Asociación Pampeana de Escritores (APE).

Cierre: Jueves 25 de junio, 20 horas. Segundo piso de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de La Pampa (Coronel Gil 353, Santa Rosa).


jueves, 12 de marzo de 2015

Horario de las clases teóricas y de trabajos prácticos 2015. Cronograma de evaluaciones

Ciclo lectivo 2015

Horario de las clases teóricas:
Miércoles 09 a 14 horas - Aula 204
Los teóricos estarán organizados en dos bloques de dos horas reloj, separados por un breve intervalo a las 11.
Ese mismo día, de 14 a 15, se podrá consultar al profesor sobre las dudas, el material bibliográfico, las evaluaciones, etcétera.
De igual modo los jueves entre las 11 y las 13, y durante toda la tarde a partir de las 15 se podrán ampliar las consultas en el Departamento de Letras, en el tercer piso de la Facultad de Ciencias Humanas, UNLPam.

Horario de clases de trabajos prácticos:
Martes 12 a 14 horas  - Aula 206

Evaluaciones:
Primer parcial teórico - Miércoles 29 de abril, 13 a 15 hs.
Recuperatorio del primer parcial teórico - Miércoles 6 de mayo, 09 a 11 hs.

Segundo parcial teórico - Miércoles 03 de junio, 13 a 15 hs.
Recuperatorio del primer parcial teórico - Miércoles 24 de junio, 09 a 11 hs.

Primer trabajo práctico - Martes 28 de abril, 12 hs.
Segundo trabajo práctico - Martes 09 de junio, 12 hs.
Entrega final del segundo trabajo práctico - Martes 16 de junio, 12 hs.


jueves, 31 de enero de 2013

La literatura

A continuación se transcriben una serie de perspectivas que, de manera diversa, se acercan al concepto de literatura. Fueron tomadas al azar de revistas, suplementos culturales y libros de críticos y escritores de diferentes épocas y latitudes. El objetivo es generar un primer acercamiento a la reflexión acerca de qué es esa cosa llamada “literatura”:

1)- La palabra literatura proviene del término latino litterae, que hace referencia al conjunto de saberes para escribir y leer bien. El concepto está relacionado con el arte de la gramática, la retórica y la poética. Para el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), la literatura es el arte que emplea como medio de expresión una lengua. También se utiliza el término para definir al conjunto de las producciones literarias de una nación, de una época o de un género (como la literatura persa, por ejemplo) y al conjunto de obras que tratan sobre un arte o una ciencia (literatura deportiva, literatura jurídica, etc.).


2)- El objeto de la ciencia literaria no es la literatura sino la literaturidad (literaturnost), es decir, lo que hace que una obra dada sea una obra literaria. Si los estudios literarios quieren convertirse en una ciencia han de reconocer el procedimiento (priem) como su “personaje” único. Después, la pregunta principal es la de la aplicación, la de la justificación del procedimiento.

Roman Jakobson citado por Tzvetan Todorov


3)- En el mundo de la narración, una cuestión que me parece importante señalar es el tipo de voz que tiene el narrador, sea un personaje real, un personaje interno de la trama o alguien que cuenta esa historia; eso podría entenderse como una persistencia. Es algo que la literatura nos da: la sensación de una voz interna que nos ayuda a comprender lo que se está narrando de una manera distinta a como se comprende un relato audiovisual, se trate de un filme o de imágenes que se superponen en cualquier formato. Esa relación entre el lenguaje y los tonos del lenguaje es algo que la literatura practica y modula de una manera única. Por otra parte, la literatura por su propia dinámica tiende a pensar más en lo que no existe. Se adapta a los cambios y se adapta de una manera muy fluida a los formatos, a las técnicas, a todo lo que está renovando. Pero al mismo tiempo, puede incorporar un debate, una discusión o una visión que tiene el aire de una pausa en medio de un rumor rápido.

Fragmento de entrevista a Ricardo Piglia (Ñ, febrero de 2012)


4)- Creo que ese desasosiego, ese malestar, ese espíritu crítico es siempre un motor de cambio, de reforma, de progreso. La literatura contribuye a la formación de buenos ciudadanos. La literatura es un arma magnífica, no sólo para enriquecer nuestra imaginación y nuestra sensibilidad, sino para actuar de una manera creativa en el mundo en que vivimos. Que haya una reacción muy violenta contra el sistema es comprensible, y ojalá eso se vuelva creatividad y contribuya a reformar el sistema y no a destruirlo.

Mario Vargas Llosa, declaraciones a la agencia Efe poco después de haber recibido el Nóbel.


5)- Las opiniones que mantienen que la teoría literaria debería centrarse exclusivamente en el «texto literario» son injustificadas e ideológicas: no sólo son importantes las estructuras del texto literario, sino también sus funciones, así como las condiciones de producción, elaboración, recepción, etc., tal como son investigadas en estudios psicológicos, sociológicos, antropológicos e históricos. En una teoría de este tipo tiene su lugar adecuado una consideración pragmática de la literatura. Se parte del supuesto de que en la comunicación literaria no sólo tenemos un texto, sino de que la producción (y la interpretación) de dicho texto son acciones sociales.

Teun van Dijk, La pragmática de la comunicación literaria


6)- De esta manera se desvela el sentido total de la escritura: un texto está formado por escrituras múltiples, procedentes de varias culturas y que, unas con otras, establecen un diálogo, una parodia, un cuestionamiento; pero existe un lugar en el que se recoge toda esa multiplicidad, y ese lugar no es el autor, como hasta hoy se ha dicho, sino el lector: el lector es el espacio mismo en que se inscriben, sin que se pierda ni una, todas las citas que constituyen una escritura; la unidad del texto no está en su origen, sino en su destino, pero este destino ya no puede seguir siendo personal: el lector es un hombre sin historia, sin biografía, sin psicología; él es tan sólo ese alguien que mantiene reunidas en un mismo campo todas las huellas que constituyen el escrito.

Roland Barthes, “La muerte del autor”


7)- Cualquier cosa puede ser literatura, y cualquier cosa que inalterable e incuestionablemente se considera literatura -Shakespeare, pongamos por caso- puede dejar de ser literatura. [...] Si no se puede considerar a la literatura como categoría descriptiva “objetiva”, tampoco puede decirse que la literatura no pasa de ser lo que la gente caprichosamente decide llamar literatura. Así, lo que hasta ahora se ha descubierto no se reduce a ver que la literatura no existe en el mismo sentido en que puede decirse que los insectos existen, y que los juicios de valor se relacionan estrechamente con las ideologías sociales. En última instancia no se refieren exclusivamente a lo que le gusta en particular a un individuo, sino lo que conciben ciertos grupos sociales y mediante lo cual ejercen poder sobre otros y lo conservan.

Terry Eagleton, Una introducción a la teoría literaria


8)- El contraste en la actitud humana fundamental no puede pasar desapercibido: allí la actitud de distancia observadora frente a la impresión objetiva; aquí, la entrega del poeta a la esencia de las cosas; allí, la captación animadora de la forma rigurosamente estructurada, de contornos sólidos; aquí, una sensitiva inmersión en los más leves movimientos, en las más tenues vibraciones, en las más delicadas ramificaciones de este proceso objetivo; allí, el enfrentamiento del objeto espiritualmentc significativo y de la percepción consciente y reflexiva; aquí, la fusión con la vida del objeto; allí, el presentimiento del símbolo en el enunciado de las cosas; aquí, el hablar desde las cosas mismas y partiendo de ella.

Rainer María Rilke citado por Wolfgang Kayser


9)- ¿Qué intenta el arte sino mostrar en la naturaleza y en el espíritu, fuera de nosotros y en nosotros, cosas que impresionan explícitamente nuestros sentidos y nuestra conciencia? El poeta y el novelista que expresan un estado de alma no lo crean por entero; no lo comprenderíamos si nosotros no observáramos en nuestro propio interior, hasta cierto punto, lo que ellos nos dicen de los demás. A medida que nos hablan se nos revelan matices de la emoción y del pensamiento que pudieran haber sido representados en nosotros hace tiempo, pero que permanecían invisibles: como la imagen fotográfica que no se ha sumergido aún en el baño que la revelará. El poeta es ese revelador.

Henri Bergson, La energía espiritual


10)- El modo de ser de la literatura tiene algo peculiar e incomparable, y plantea una tarea muy específica a su transformación en comprensión [...] Por eso, la capacidad de lectura, que es la de entenderse con lo escrito, es como un arte secreto [...] En él parecen cancelados el espacio y el tiempo. [...] Cuando se trata de hermenéutica literaria, se trata primariamente de la esencia de la lectura. Por mucho que se reconozca la primacía de la palabra viva, la originalidad del lenguaje que está vivo en la conversación, lo cierto es que la lectura remite a un ámbito más vasto. Así se justifica el concepto amplio de literatura. Se trata de una «lectura» en el sentido «eminente» del término. [...] En realidad la lectura es la forma efectiva de todo encuentro con el arte.

Hans Gadamer, Verdad y método II


11)- A menudo pisamos los valles de Castalia
     y de antiguas cañas oímos la música silvana,
     ignorada del común de las gentes;
e hicimos nuestra barca a la mar
que Musas tienen por imperio suyo,
     y aramos libres surcos por ola y por espuma,
     y hacia lar más seguro no izamos reacias velas
hasta bien rebosar nuestro navío.
De tales despojados tesoros algo queda:
     la pasión de Sordello y el verso de miel
del joven Endimión; altivo Tamerlán
     portando sus jades tan cuidados, y, más aún,
     las siete visiones del Florentino.
Y del Milton severo, solemnes armonías.

Oscar Wilde, “Amor intelectualis” (versión de E. Caracciolo Trejo)


12)- El libro (En la pausa) trata de un personaje que se convierte en lector en unas circunstancias poco propicias para ello. Hay un recorrido similar al pasar de lector a escritor. Habla de la búsqueda de un lugar de protección del personaje, que en realidad no es muy apto para la velocidad a la que corren la sociedad y la vida. La literatura es un lugar de lentitud; es buscar un tiempo para la lectura, pero alejado porque la lectura es un acto de resistencia.

Fragmento de entrevista a Diego Meret, escritor argentino (Morón, 1977)

●La primera tarea es leer los fragmentos detenidamente y marcar aquellas palabras u oraciones que se estimen más significativas en cada uno de ellos. A los ítems se deberá agregar también un comentario sobre la ilustración seguramente ya vista que, con toda intencionalidad, acompaña esta sección.

●En segundo lugar, pensando en una tarea que se desarrolla en el aula, los estudiantes deberán dividirse en grupos de entre tres o cuatro personas y debatir cada una de las definiciones durante un tiempo no mayor a los siete o diez minutos para cada caso. Cada grupo designara a un miembro que será el encargado de tomar un mínimo apunte de las conclusiones (o no) a las que se arribe.

●Si el trabajo avanza según el plazo previsto, el profesor esperará hasta el final para encarar la puesta en común; en caso de que suceda lo contrario, podrá interrumpirse la tarea una vez que se hayan discutido cuatro o cinco de los fragmentos, para después retomarla.

●La síntesis rápida de lo que se discuta será volcada en el pizarrón tratando de enfatizar los “polos de atracción” que subyacen a los pequeños textos, y que se pueden convertir en un listado de palabras: por ejemplo, lector.

●Finalmente quedará planteadas dos tares para la clase o reunión siguiente:

-En primer lugar, cada alumno deberá sumar un nuevo fragmento al listado. El ejemplo debe ser breve (no más de media docena renglones), y el estudiante explicará de dónde lo ha seleccionado y cuál es, según su juicio, el valor del mismo y con cuáles de las definiciones ya vistas se puede relacionar.

-En segundo lugar, los estudiantes deberán entregar un escrito de una carilla de extensión (unos 35 renglones), que lleve por título La literatura y se alimente de una síntesis o balance de lo discutido en la clase. Es importante indicar que el texto debe ser coherente y autónomo, no una ristra de citas de los autores vistos, por esa razón se aconseja que no se mencione directamente a ninguno de ellos y que el trabajo se centre en el ordenamiento y la organización de los aspectos conceptuales puestos en juego.

Otro ejercicio introductorio puede encontrarse aquí.

viernes, 4 de febrero de 2011

A manera de prólogo y advertencia

Hace ya mucho tiempo, casi parece que desde siempre, los estudiantes y profesores de las universidades nos hemos visto obligados -por diversos motivos, algunos de ellos obvios- al recurso de las fotocopias. Que debamos hacerlo no implica que no se reconozca que su utilización encierra un deterioro del quehacer educativo, y la afirmación no pretende tener ningún tono moral.
El fotocopiado significa atesorar copias borrosas que a veces en cuestión de semanas se vuelven literalmente invisibles, advertir que faltan páginas o alguna fue invertida en el ordenamiento, no poseer bien los datos del autor o la obra correspondiente además de otra información paratextual, como a qué colección pertenece el artículo y qué otros escritos forman parte de la misma, qué diferentes ensayos complementarios ha publicado quien firma y decenas de etcéteras por el estilo. En fin, todos ellos datos imprescindibles para la formación; y esto sin mencionar las obvias ventajas que supone un libro para su transporte o para ser clasificado en uno de los estantes que todo universitario debería ir llenando a medida que transcurre su carrera.


De modo que el consejo sigue siendo: consigámosnos los libros. Hay muchos de ellos dando vuelta en las ofertas, hay que animarse a revolver un rato; y bien vale la pena ahorrar para comprar aquellos que son claves de nuestra disciplina. Vayamos a la biblioteca: en las instalaciones del subsuelo están los volúmenes que requieren las bibliografías de las materias, y habrá que seguir insistiendo para que a la brevedad se sumen aquellos que faltan.
Todo esto se enfatiza con respecto a este blog, cuya función no es volver más “cómoda” la cursada de Teoría y análisis literario I, sino la de aprovechar una herramienta gratuita y al alcance de la mano de la mayoría de aquellos alumnos que puedan tener problemas para acceder al material de lectura obligatoria. De manera complementaria, de a poco y para estimular la ejercitación, se irán agregando modelos de las consignas de parciales y exámenes finales y otros escritos complementarios.

viernes, 31 de diciembre de 2010

Programa de la materia

Universidad Nacional de La Pampa
Facultad de Ciencias Humanas
Carrera de Letras

CARRERAS:
PROFESORADO EN LETRAS
LICENCIATURA EN LETRAS
PLANES 2009-2011


ASIGNATURAS:
TEORÍA Y ANÁLISIS LITERARIO -Plan 2009-
TEORÍA Y ANÁLISIS LITERARIO I -Planes 2011/2003/1998-



PROFESOR TITULAR:
JORGE WARLEY

AUXILIAR DOCENTE:
PROF. DANIEL PELLEGRINO

Régimen: cuatrimestral
Crédito horario: seis horas semanales
Promoción con examen final - Libres

Año académico: 2012



Fundamentación

La Teoría de la Literatura es una de las puertas de acceso fundamentales para el estudiante de Letras, dado que esta disciplina debe dotarlo de las armas conceptuales esenciales para que encare el desarrollo de su carrera de una manera meditada y crítica. Esto es: la teoría literaria debe capacitarlo para que sea capaz de juzgar luego el modo en que se constituye el plan de estudios de cada materia específica, los autores y obras específicos de tal o cual materia, las perspectivas de estudio utilizada en cada diferente situación, etc. Tal es el cometido con que se han seleccionado los contenidos para este programa así como las perspectivas para su abordaje.
Se trata precisamente de poner a los estudiantes cara a cara con el interrogante de qué es la literatura y la certidumbre de que la respuesta a tal pregunta no puede ser respondida de una vez y para siempre, de manera esencialista, sino de advertir cómo las diferentes épocas, corrientes estéticas y corrientes de investigación -fundamentalmente del siglo XX- han tentado afirmaciones diversas, pero siempre fundamentadas con firmeza y en relación con cierta estructura valorativa y disciplinaria.
Iniciar al estudiante en ese recorrido de épocas, escuelas, géneros y autores es uno de los objetivos más importantes que la materia se plantea.
Otro tanto puede decirse con respecto al análisis literario. Esa paciente tarea de descomponer un texto literario para estudiar con detenimiento y en profundidad cada uno de sus componentes es una labor que usualmente es desestimada en la escuela media, que orienta a los alumnos más en la dirección del reconocimiento de ciertas propiedades genéricas básicas u observaciones generales sobre los contenidos. De lo que se trata, entonces, parafraseando a Roland Barthes, es de que los estudiantes vayan desarrollando un “olfato analítico” que les permita, con el paso de los años y las materias, avanzar hacia una capacidad de fundamentación sólida de cada juicio emitido.
Por el camino del análisis y la interpretación otro de los cometidos importantes “desborda”, siguiendo la inercia del propio estudio, el campo de la teoría y la crítica literaria hacia el territorio interdisciplinario que envuelve al conjunto de las ciencias sociales. Como palabra, texto o discurso el poema, la novela y el ensayo se integran al universo mayor de las palabras, los textos y los discursos sociales.



Objetivos

-Que el alumno incorpore conceptos específicos de teoría literaria.
-Que el alumno adquiera vocabulario y técnicas analíticas propias de la materia.
-Que el alumno adquiera la capacidad de aplicar conceptos teóricos al análisis de casos concretos. Del mismo modo, el alumno deberá ir incorporando la dimensión interdisciplinaria que liga a la teoría literaria con el conjunto de las ciencias sociales.



Contenidos analíticos

1.
La teoría literaria en el mapa de las ciencias sociales contemporáneas. Discursos sociales y uso literario de la lengua. ¿Qué es literatura? Lo literario como un a prori, lo literario como una construcción social. En torno a los conceptos de obra, época, corriente, escuela, autor, lector. La cuestión del canon.
¿Qué es teoría literaria? La problemática de su definición. La delimitación y contaminación entre conceptos cercanos: teoría, crítica, análisis. La cuestión de la conformación del objeto de estudio. El objeto como dado o como objeto teórico. En torno al enfoque metodológico. Teoría y ciencia. Paradigma específico e interdisciplinariedad.

2.
Literatura y poética, literatura y retórica. Diferentes perspectivas: semiológica, sociológica, psicoanalítica, institucional. Teoría, crítica y análisis literario.
Las visiones de la literatura a lo largo de la historia. Desde las poéticas de la Antigüedad (Aristóteles, Horacio) hasta la modernidad de los románticos y las vanguardias. tendencias "objetivas" y "subjetivas" en la consideración del arte y la literatura.
El problema de los géneros. Drama, épica y lírica. Novela y cuento.

3.
Literatura y sociedad; literatura y cultura; literatura y discursos sociales. El debate general acerca de la autonomía del fenómeno literario. Literatura e historia; literatura e ideología: literatura y política.
El formalismo ruso. La utopía de una ciencia de la literatura. El concepto de literaturnost. Lengua poética y lengua cotidiana.


Bibliografía obligatoria

AA. VV., Teoría de la literatura de los formalistas rusos, México, Siglo XXI, 1970, edición preparada y presentada por Tzvetan Todorov. Artículos: B. Eichenbaum, "La teoría del 'método formal'"; V. Sklovski, "El arte como artificio"; R. Jakobson, "Sobre el realismo artístico"; V. V. Vinogradov, "Sobre la tarea de la estilística"; J. Tinianov, "La noción de construcción"; J. Tinianov, "Sobre la evolución literaria"; y J. Tinianov y R. Jakobson, "Problemas de los estudios literarios y lingüísticos".
Bajtín, Mijaíl, “Epopeya y novela (Acerca de la metodología del análisis novelístico)”, en Teoría y estética de la novela, Madrid, Taurus, 1989, pp. 449-486.
Barthes, Roland, “La muerte del autor”, en El susurro del lenguaje. Más allá de la palabra y la escritura, Barcelona, Paidós, 1984, traducción de C. Fernández Medrano. (Publicado originalmente en la revista Manteia, volumen 5, París, 1968.)
Barthes, Roland, “De la obra al texto”, en El susurro del lenguaje, ob. cit.
Barthes, Roland, S/Z, México, Siglo XXI, 1996.
Borges, Jorge Luis, Ficciones El Aleph, diversas ediciones.
Bourdieu, Pierre, “Campo intelectual y proyecto creador”, en Problemas del estructuralismo, México, Siglo XXI, 1966.
Cortázar, Julio, Final del juego, Buenos Aires, Sudamericana, 1965.
Culler, Jonathan, "La literaturidad", en Marc Angenot y otros, Teoría literaria, México, Siglo XXI, 1993.
Erlich, Víctor, El formalismo ruso, Barcelona, Seix-Barral, 1974. Capítulos 1 y 2.
Goethe, J.W., La serpiente verde. Un cuento, Barcelona, Herder, 1999, incluye “Comentario” de Angela Ackermann.
Jakobson, Roman, "Lingüística y poética", en Ensayos de lingüística general, Barcelona, Seix-Barral, 1977.
Lukács, George, "¿Narrar o describir?" y "¿Franz Kafka o Thomas Mann?", en Problemas del realismo, México, FCE, 1966.
Mukarovsky, Jan, “El arte como hecho semiológico”, “Función, norma y valor estéticos como hechos sociales” y “Dos estudios sobre la denominación poética”, en Escritos de estética y semiótica del arte, Barcelona, Gustavo Gili, 1977.
Robin, Régine, "Acerca de la incertidumbre de la noción de literatura", en Marc Angenot y otros, Teoría literaria, México, Siglo XXI, 1993.
Warley, Jorge, El cuento. Mínima introducción a su descripción, definición y análisis, Universidad Nacional de La Pampa, Facultad de Ciencias Humanas, Cátedra de Teoría y análisis literario I, Textos universitarios/1, marzo de 2007.
Warley, Jorge, Narrador y perspectivas de la narración (desde su formulación clásica hasta la literatura posautónoma), Santa Rosa, Universidad Nacional de La Pampa, Facultad de Ciencias Humanas, Carrera de Letras, Cátedra de Teoría y análisis literario I, volumen 3, Textos Universitarios, 2008.
Warley, Jorge, Jurij Lotman. La semiótica de la cultura. Santa Rosa, Universidad Nacional de La Pampa, Facultad de Ciencias Humanas, Carrera de Letras, Seminario sobre Semiótica de los Medios, volumen 2, Textos Universitarios, 2009.
Warley, Jorge y otros, Posestructuralismo y teoría de la deconstrucción en los estudios literarios. Santa Rosa, Universidad Nacional de La Pampa, Facultad de Ciencias Humanas, Carrera de Letras, Cátedra de Teoría y análisis literario I, volumen 4, Textos Universitarios, 2008.
Warley, Jorge y otros, El “tema de la expresión”. Santa Rosa, Universidad Nacional de La Pampa, Facultad de Ciencias Humanas, Carrera de Letras, Cátedra de Teoría y análisis literario I, volumen 4, Textos Universitarios, 2009.
Williams, Raymond, “Segunda parte, Teoría cultural: capítulo 7: Tradiciones, instituciones y formaciones”, y “Capítulo 8: Dominante, residual y emergente”, Marxismo y literatura, Barcelona, Península, 1980.


MODALIDADES Y ORGANIZACIÓN DE LOS SISTEMAS DE PROMOCIÓN

Sistema de promoción

Con examen final – Libres.

Requisitos

Asistencia a clases teóricas y prácticas: 75%.
Exámenes parciales: 2.
Trabajos prácticos: 2.

Los alumnos regulares perderán su condición de tales si incurrieran en más del 25% de inasistencias o si desaprobaran el parcial y los trabajos prácticos. La nota de aprobación de los trabajos prácticos será 4 (cuatro) y podrán promediarse entre sí. La nota de aprobación de los parciales también será 4 (cuatro). Los dos parciales teóricos tendrán sus respectivos recuperatorios.
En el caso de que los trabajos prácticos que se entreguen fueran deficientes serán reelaborados siguiendo las indicaciones del docente y entregados en la fecha que él fije.
Los alumnos libres rendirán su examen final sobre el mismo programa y con las mismas indicaciones que se han realizado para los alumnos regulares. En este caso, el final constará inicialmente de una parte escrita que deberá ser aprobada para acceder a la evaluación oral.
Los alumnos que se presenten como libres deberán incorporar a las lecturas obligatorias el libro de Roland Barthes, S/Z y el artículo de Theodor Adorno "El artista como lugarteniente".